28 ago. 2008

PUERTO ANGOL

Hoy quiero contarles una historia que habla de otro Angol, uno desconocido del que ya no se tiene memoria, el puerto fluvial de Angol. Cuando se funda por ultima vez, el 7 de diciembre de 1862, va a ser una avanzada de la armada que zarpo desde Nacimiento el dia 2, la primera que ponga pie en la araucania y la que da inicio al puerto fluvial de Angol. Así dan cuenta los escritos de prensa de la época, los principales diarios de santiaguinos y penquistas.
En ese entonces comenzara una activa comunicacion fluvial con Nacimiento, pueblo que gobernaría la nueva subdelegacion de Angol por 6 años y medio. Nacimiento recibía los vapores cargados de cereales, y por el río Vergara se traladaban los lugareños, ya que era mas rápido y mas seguro; esto se verifico hasta 1869, año en que se crea la Gobernacion de Angol.
Ya inaugurada la linea del Malleco, por este río llegaban hasta Angol las cosechas de lolenco, Collipulli, Curaco,ect. Los Molinos angolinos transformaban las cosechas en harina que posteriormente eran despachadas navegando por El Vergara y el Biobio, hacia San Rosendo, el punto mas próximo del ferrocarril del sur. Las lanchas y balandras a vapor le daban un paisaje único a la naciente sociedad angolina, con marineros, pescadores, muelles, y mucho trajin. En tanto Angol era declarada con titulo de ciudad el año 1871, y a su vez era su apogeo como, capital fluvial se podía navegar por el río Vergara 42 kilómetros hasta Nacimiento y seguir hacia Concepcion; y, por este mismo cauce, acceder a los cerca de 60 km navegables que ofrecían los ríos Renaico y Malleco.
La principal embarcacion era la lancha , operadas con varas de 4 metros, con las que el lanchero se impulsaba desde el fondo del río; otra embarcacion era la balandra a vapor de hasta 30 toneladas, con una de ellas se hizo el primer reconocimiento de estos rios en 1863 y al año siguiente don Eduardo Thomsom, oficial de la armada dirigio una expedicion a todos los afluentes de biobio. Los cauces eran limpiados año a año por las tropas del ejercito acantonadas en Angol-.


Esto comenzo a decaer con la llegada del ferrocarril en 1875, y además la tala de arboles erosiono los campos y montes allende los ríos, embanco de arena sus lechos dificultándose la embarcación a vapor hasta el punto de desaparecer a principios del siglo pasado.
Aun se conservan los cimientos de un antiguo muelle, a los pies del actual parque Vergara, al lado del puente se puede apreciar un terraplen y restos de rieles que sostenian el muelle, como unico recuerdo de una época que ya no volvera.

19 ago. 2008

LA TIERRA


Conocisteis tal vez las tierras viejas,
donde mas de algun cantor templo su lira,
donde adornan las hembras sus orejas
con pendientes de plata y de chaquira.
¿Habeis subido a la region lejana,
donde pintan la espiga y la manzana
donde aroma el culen, germina el liuto,
y al tiempo del otoño dan tributo
colgados de los tremulos coligues
como lirios de sangre los copihues?
¿Sabeis de Arauco, de su leon vencido?
Pues alli bajo su sol temblo mi nido,
cuando aun rompian las indianas fieras
sus enseñas y lanzas postrimeras.

Pero yo no he nacido en los sombrios
y oscuros boscajes de corrientes ledas
sino en un valle con alegres rios,
surcado de apacibles alamedas.
Alli donde el Malleco siempre llora
la ausencia de Oña, el cisne de su aurora.
Alli donde en los meses estivales
ondulan sin murmurio los trigales.
y alli donde en abril,los campesinos
bailan y exprimen los alegres vinos.

Yo amo esas tierras porque en ellas duermen
los mejores recuerdos de mi vida
y en su viejo dolor palpita
el germen de esta tristeza que en mi frente anida.
Yo amo esas tierras como adoro el Ande
porque es digno de amarse lo que es grande
y amo sus viejas y guerreras ruinas
que cubren sus vallados y colinas
porque aun palpita en su fosado suelo
la sangre de mi padre y de mi abuelo.

Oh noble amor, de los paternos lares
de la cuna distante y sus ternuras,
los cuervos aman sus rugientes mares,
el oso del polo, sus llanuras
las aves del tropico, sus nidos
en ramajes magnificaos prendidos,
y el hombre con el ave y con la fiera,
el oscuro rincon donde naciera.

Mas las aves del trópico, arrastradas lejos del nido
Y el pichón marino, que sigue tras los barcos en bandadas
Entregan a los vientos su destino,
cuando quieren volverse a sus regiones.
Solo es el hombre, el que su sangre cobra
Rodando por ajenas sementeras
Tras el pan miserable que les sobra
A las aves del cielo y a las fieras.

Si yo volar pudiera
por la orilla del mar como gaviota
Me echaría a volar tras la lejana
y agreste tierra donde el roble brota.
Respiraría las alegres brisas
Que me inspiran endechas y sonrisas
Y en la brisa fresquísima y serena
me iría a descansar sobre la entena
de algún viejo bajel desconocido
y a la luz de la luna, y rugido de las olas
mi voz te mecería cantando
cuna amada, tierra mía.


Diego Duble Urrutia (Fragmento)