19 ene. 2012

AL CESAR LO QUE ES DEL CESAR Y A DIOS LO QUE ES DE DIOS.


Paisaje Angolino, 1983.-

La conocida frase alude a la separación entre lo humano y lo divino, aunque en ocasiones existen personas que rozan la divinidad, seres geniales por su don creador de obras admirables. Tal es  don Israel Roa Villagra, repasemos algunos aspectos de su obra como pintor y acuarelista.
Nacido en Angol en 1909, se trasladó a Santiago en 1927 e ingreso a la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Chile. En 1937 obtuvo la beca Humboldt que le permitió perfeccionar sus estudios en Alemania conociendo el movimiento expresionista. A su regreso en 1939, asumió el curso de acuarela en la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Chile, siendo el primer maestro en enseñar dicha disciplina en Chile. En 1944, fue becado por el Gobierno de Brasil, país en que residió por un año, compartiendo con Gabriela Mistral. Don Israel Roa ejerció una importante labor como formador de nuevas generaciones de pintores con los cursos de dibujo y pintura en la Escuela de Verano de la U. de Valparaíso.

El mismo pintor describió su trabajo como una búsqueda de una interpretación espontánea del paisaje chileno, en forma especial por medio de sus acuarelas, que dan cuenta de su sensibilidad para captar los cambios atmosféricos. Sus obras más famosas son:  El día del pintor, actualmente en el  Museo de Arte Moderno de Nueva York;  Lomas de Temuco que esta en el Museo de Rio de Janeiro en Brasil;
La pampilla de Coquimbo; 18 de septiembre; Figura; Gato en la ventana; Cementerio de Angol; Salida de Misa, y tantas otras Algunos  premios obtenidos en su carrera son  medallas de oro en Santiago 1930, Buenos Aires 1940,  Viña del Mar 51 y 55, premio de la critica en 1972,  Premio Nacional de Arte 1985. Fue declarado hijo ilustre de Angol con una medalla de oro el año 1946.  Falleció en Santiago el año 2002 y existen calles con su nombre en Puerto Montt y Angol, hoy lo recordamos con la viveza de los colores de su amado Angol.

EL MEJOR ALCALDE DE TODOS LOS TIEMPOS.


 Nuestra ciudad ha tenido ciudadanos públicos ejemplares en la  esfera politica, hoy quiero hablarles de uno excepcional: don Víctor Villouta Sanhueza.
Repasemos las dotes de hombre público de don Víctor Villouta S.  Quien desde muy joven compartió dos grandes talentos: un gran hombre de negocios y un político genial. Nacido en 1886, su vida política la comenzó con el cargo de regidor, similar a los actuales concejales, el año 1938,  Su valiosa gestión  fue el trampolín para ser elegido Alcalde durante los años 1941, 1944, 1947, 1959, 1953, 1957, 1960, 1963… Durante todos esos años Angol fue modernizado gracias a él
Someramente repasemos algunas de sus principales obras: en el ámbito cultural se preocupo de dotar a la ciudad de una biblioteca municipal que lleva su nombre, el año 1942 la que sin dudas ha favorecido el desarrollo de nuestra veta poética. La biblioteca comenzó a formar su colección gracias al sueldo del propio Sr, Villouta; con mucho temple y esfuerzo gestiono la construcción el Teatro Municipal, que fue finalizado a mediados de los 60’; pavimento muchas calles, extendió el agua potable y alcantarillado por todo el plan regulador de la época,  y gestiono la luz eléctrica,  la construcción del Puente Vergara II y el Puente Carretero Los Confines; construyo el Matadero,  el Casino de Oficiales del Regimiento; creo el Escudo de Armas de la ciudad. Todas obras que se mantienen hasta nuestros días.
Pero sin duda la obra mas romántica de don Víctor fue el hermoseamiento de Angol, forjando un famoso lema: “Angol de los Confines, la ciudad de los jardines” y como no,  sí donaba todo su sueldo de Alcalde para su querida Plaza de Armas,  la engalanó  por motivo del 4ª centenario en 1953, al quiosco construido una década antes, sumó el espejo de agua con las esculturas que aun se mantienen. Refundo la Plaza Bunster, creo la Plazoleta Prat, la Plaza Huequen y tantas otras que aparecen cuando doblamos una esquina. Hay quienes aun lo recuerdan antes del amanecer recorriendo la ciudad en su carruaje acompañado de su chofer,  inspirando a sus dirigidos… Falleció en 1968. ¿Cómo podrían recordarlo las generaciones actuales? Ni una calle, ni un busto… Vaya nuestro homenaje para inspirar este 2012 que recién comienza.