16 nov. 2012

LA CIUDAD DE LOS PUENTES...


El Puente Vergara N°1, fotografía tomada el 1 de agosto de 1913.


“Yo no he nacido en los oscuros boscajes de corrientes ledas/ sino en un valle con alegres ríos/ surcado de apacibles alamedas” Así describía la geografía angolina nuestro poeta Diego Dublé Urrutia en 1897, una geografía que fue el escenario elegido para refundar por última vez nuestra ciudad. Los ríos que en un primer momento sirvieron de obstáculos naturales ante posibles ataques mapuches de los tiempos de la Ocupación pronto dieron paso a una arquitectura caracterizada por sus muchísimos puentes ya sea ferroviarios, carreteros y peatonales.

Hasta épocas recientes se observaban a lo largo de la Avenida Dilmann Bullock, que fue una alameda con canales de regadío a sus costados, engalanada con innumerables puentes o tajeas de 3 metros de largo, que permitían el acceso a las “Casas Quinta” herencias de los primeros colonos que se instalaron en Angol en el lejano 1868.
Los más románticos, donde se fraguaron o disolvieron tantas historias de amor, eran los pequeños puentes (pontones) del estero Pochochingue, algunos de hermosos diseños que lo atravesaban en las calles Ilabaca, Julio Sepúlveda, Caupolicán, Colipi, Jarpa, Covadonga, Bunster, Pedro Aguirre Cerda, Colima, Vergara, Dieciocho, Puren, hasta su nacimiento en la altura de las calles Traiguen con Valparaíso.
El puente Vergara N°1 se puede afirmar que estuvo marcado por las crecidas del rio,   construido en    1868, 1895 y 1906, por entonces se llamaba Puente Villa Alegre que conducía hacia la actual O Higgins, los angolinos de esa época afirmaban que Angol llegaba hasta el puente, el resto era Villa Alegre... Por esos años la ciudad era la capital del Viejo Oeste chileno, y el puente era utilizado para asaltar y lanzar rio abajo a los solitarios y desprevenidos transeúntes que osaban cruzarlo en medio de la noche, siendo rodeados en ambos extremos por bandidos fronterizos, de allí que se montara una garita con un vigilante que los vecinos más antiguos deben recordar. El Puente actual se construyo en 1936, y fue remodelado para peatones en 1992.
El Vergara N°2 era un gran anhelo que tenían los habitantes de el sector norte, sueño que se concreto con las gestiones del Alcalde la época Sr. Víctor Villouta Sanhueza por allá por la década del 50´. No podemos olvidar el Puente del Rosario, antes llamado “Puente Nuevo” se construyo por primera vez en 1895, de madera por muchos años, solo en 1999 fue modernizado. Otros puentes dignos de destacar son: El Malleco, Huequen, Buenos Aires. Todos con sus propias historias, de amor, de locura y de muerte, pero lo más importante verdaderas vitrinas de nuestra geografía.

No hay comentarios: