21 sept. 2012

COÑUÑUCO, UN BARRIO CON HISTORIA.



Este antiguo barrio se remonta al año 1895, cuando don Manuel Bunster Villagra  los pone en venta,  creando  gran expectación, se trazaron seis manzanas con sus calles, todas marcadas “a cordel”, comenzando por Agricultura (Osorio), Los Confines,  Industria (I. Roa), Rodríguez y Carrera sus ejes neurálgicos. La población  Bunster o  el “Pueblo Nuevo” como se le llamo en un principio, con su propia Plaza,  comenzó con  casas y quintas de recreo y varios comercios.  Fue tanto el impulso que alcanzo este barrio, que se pensaba construir otro puente para unirlo con calle Lautaro, idea que jamás se concreto.
Su popular nombre esta dado por el estero que lo cruza: el Coñuñuco, que domino durante décadas su paisaje con puentes en calles Molina y Almagro, entre otras.  Rápidamente se convirtió en un Barrio Industrial, tenía su propia Panadería, Curtiembre (1904) de Beneventti,  Matadero Municipal (1894), Fábrica de Tejas Marsellesas  de Maturana (1895); de Tubos  y Baldosas (1928) de Medina, mueblerías  y otros talleres similares.
Nuevos aires adquiere cuando se termina el Puente Vergara II que lo une con calle Colima; será el Puente, quien  exportará la Bohemia de calle Covadonga, hacia Coñuñuco,  por las noches el barrio se transformaba, los aires picaresques se apoderaban de calles Confines, Carrera, Molina, Rodríguez, donde conocidos parroquianos, hacían románticamente “las noches día”,  sumidos en los  perfumados brazos de hermosas meretrices…
Este ambiente contrastaba con la luz del día, en donde se podían ver multitud de niños, jugando alrededor de la capilla, con  sus clases de catecismo los sábados y domingos; entretenidos al ver pasar la caballería del Húsares en tantos desfiles o campañas;  correteando por el Cementerio;  o más allá mojando la camiseta en el Campeonato de los Barrios…. Recordar también su antigua  Escuela,  por años la Nº 4,(Hermanos Carrera) que  fue remodelada con aportes Estadounidenses a principios de los ´60 a raíz de la “Alianza para el Progreso” que buscaba impedir el avance del comunismo en plena Guerra Fría, algunos aun recuerdan cuando se entonaba el himno de los Estados Unidos en cada acto cívico.  Esta es la Historia de Coñuñuco, un lugar que aun encanta con su magia de antaño, y que renace con el tesón  que día a día entregan sus queridos vecinos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hermoso barrio con gran historia, paso el tiempo cambiaron los personajes pero las historias que ahi se escribieron se siguen contando generacion tras generacion.

El Romancero de Nahuelbuta. dijo...

Mi barrio natal -Manuel Rodriguez 499, frente al matadero municipal... allí viví el terremoto de 1960... vi cómo se construyó el puente Vergara II y muchas historias ... (Sergio San martín Rivas).