8 jun. 2013

LAS BOTICAS DEL PASADO.



Nuestra querida ciudad se caracterizó entre sus vecinas por sus excelentes farmacias, así también por la acogedora atención de sus recordados propietarios.  Por allá por 1870 se comenzaron a instalar las primeras farmacias o boticas y droguerías como se les llamaba, puesto que en la época  existía solo el Hospital del Ejército. 

 Los primeros “boticarios”, dueños de estos locales fueron “La Bola de Oro” de  Manuel González Lermanda por calle Lautaro,“La Inglesa” de  José Simón,”La Chilena” de  Alejandro Bunster en calle Caupolicán; y la botica de  Domingo Viviani. Solo en  1885 llega el primer Farmacéutico, don Nicolás Cruzat Luco. De esta época también es la botica “El Águila” de Pablo Fuentes, quien a  principios de siglo XX, adquiere también “La Bola de Oro”, que terminaría por atender su viuda. Estas farmacias ofrecían tónicos milagrosos como “vino de peptona” reconstituyente, “píldoras japonesas” como purgante; “pectoral de anacahuita” contra la tos; el popular “aceite de bacalao” contra todos los males se tomaba como “emulsión Scott”; contra la anemia, raquitismo y cambios hormonales  la “preparación de wampole” una mezcla de hígado de bacalao, jarabe de malta y cerezo silvestre; “jarabe de rábano iodado”como depurativo; “jugo de carne disecado  somol” contra la tuberculosis; “apiol” contra los dolores de los menstruos; contra la indigestión “elixir grez”; “papel wlins” contra afecciones de pecho, catarros, etc.También vendían artículos de tocador como “polvos del harem” para la tez,  “crema de oro” contra las arrugas; jabón sulfuroso y talco boratado del “Dr. Rosa”

A partir de la década de 1920, se modernizo la farmacopea, extendiendo medicamentos regidos por el Código Sanitario, así como instrumental quirúrgico, vacunas y remedios para animales. Por gran parte del siglo funcionaron  las recordadas  farmacias: “La Cruz Roja”, en Av. Huequen frente a la Plaza Bunster; la “Villa Alegre” ubicada en Av. Huequen N° 102 (O’Higgins) de Francisco Sandoval, que después cambio a “Sandoval” adquirida después por la Sra. María Corte. Farmacia “Rivas” en Lautaro con Vergara; farmacia “Strube”, ubicada en calle Bunster y luego frente a la Pastelería Garrido atendida por el farmacéutico Néstor Strube; ; también famosa en esta época fue farmacia “Radium” ubicada en Lautaro con Bunster frente a la Plaza, edificio que cayó con el terremoto de 1960 , trasladándose la farmacia a Lautaro con Aguirre Cerda, atendida por la Guillermo y Dina Pincheira;  La Farmacia” Ibieta” que funciono en Lautaro con Ilabaca atendido por don Isidro Ibieta y doña Cecilia Flores de gran recuerdo.

Recordados con nostalgia son los dueños de la Farmacia Plaza, Verónica y José Mora Kadin quienes fallecieran trágicamente en la década de los 80´. Desde esta época hasta años recientes son las Farmacias “Ahuile”, y la Farmacia “Guzmán” atendida por su farmacéutico don Waldo Guzmán Torán,  única sobreviviente de una época de oro en donde la atención era más cordial, humana y acogedora.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Correcion: Los dueños de Farmacia Plaza eran Jose Diaz Rozas y Veronica Mora, quienes fallecieron a inicios de los años 90'.

Farmacia Guzman aparecio tiempo despues. La epoca de oro murio con Farmacia Plaza. Ahora bien, Farmacia Guzman heredo parte de aquella epoca, su dueño partio carrera coincidentemente en Farmacia Plaza.