28 dic. 2013

EL MEDICO DE LOS POBRES.

Existen muchas formas de ejercer la filantropía, término que proviene del griego “philos” (amor) y “antropo“(hombre), definiéndose como el amor al género humano y a todo lo que la humanidad respecta, particularmente en una forma constructiva expresada en la ayuda desinteresada a los demás. Muchas han sido las personas que han practicado la filantropía a lo largo de nuestra historia local, hoy recordamos a uno ejemplar: “el médico de los pobres”.
Don José Gustavo Mauricio Heyermann Torres, ganó este sobrenombre debido a sus increíbles dotes de generosidad y altruismo. Había nacido en Santiago un 10 de enero de 1903, realizando sus estudios en el Verbo Divino, titulándose posteriormente en la Universidad de Chile como médico cirujano el año 1928. Como anécdota cabe destacar su afición por el boxeo durante su vida universitaria, deporte que lo llevaría a ser Campeón Nacional de la liga Universitaria.
Sus lazos con la ciudad de Angol comienzan en su adolescencia al mantener un romance con la dama angolina Leonie Emilia Cortes Sepúlveda, con quien contrae matrimonio en 1929. Posteriormente a la muerte de su suegro José Olegario Cortes S. en 1934, se hace cargo del Fundo “Maitenrehue”. Este filántropo por excelencia en múltiples ocasiones atendía sin costo a sus pacientes más necesitados, inclusive visitándolos en sus hogares sin importar el día ni la hora, “Don Maura” como cariñosamente le apodo el pueblo, supo ganarse su cariño y su respeto.
Su roce social también le permitió participar en múltiples instituciones angolinas, siendo miembro destacado del Club Aéreo, la Cruz Roja, el Club de Rodeo, el Club de Leones, el Hogar de Ancianos. Fue elegido reelegido en varias oportunidades como Regidor. El ámbito histórico también supo de su entrega, fue él quien  el año 1962,  para  conmemoración del Centenario de la última fundación de Angol, organizó y recreó junto al Club de Huasos y el Regimiento Húsares la última expedición fundadora, haciendo la ruta de Nacimiento a Angol. Fue declarado Hijo Ilustre de Angol el año 1975. Fallece en su hogar de Covadonga con Chorrillos un 21 de enero de 1976, dejando descendencia. El Hospital de Angol lleva su nombre en justo reconocimiento a su labor.  Es el recuerdo para un hombre que sobrepasó el ámbito de su profesión dejando una huella imborrable de su paso por esta ciudad que supo acogerlo, y don Mauricio Heyermann Torres supo también  responder sobre todo a través de su ayuda desinteresada a los demás.


No hay comentarios: