28 dic. 2013

FUNDICION ANGOL: DONDE SE FUNDEN LOS RECUERDOS.

Hacia 1882 y en  la apertura de la Frontera y con el ciclo triguero en su apogeo, el granero de Chile necesitaba maquinaria agrícola, la que sería proporcionada por una Fundición y maestranza de hierro fundido, creada ese año por el ingles Mr. Eduard Brown quien llego  a Chile contratado por la minería del salitre, avecindándose  en Caracoles, luego Talca y finalmente en Angol. La Fundición se ubicaba en la Avenida O’Higgins, específicamente las cuadras de calle Andrés Bello y calle Kennedy frente al Estadio.
La “Fundición Angol” se transformo en productora de Arados y maquinaria agrícola, para 1887 ya ofrecía al público: molinos harineros, motores ingleses a vapor de 1, 8, 10  y hasta 16 caballos de fuerza, maquinas de aserrar, segadoras Hornsby que ataba el trigo en gavillas,  trilladoras, arneadoras sistema  boby, arados, rastras, prensar para aprensar lanas, maquinarias y calderos para cervecería y destilación, rejillas de desagüe, tapas de alcantarillas entre otros.
Sus arados alcanzaron tal fama que el gobierno de Manuel Balmaceda decreto lo siguiente:”se concede a don Eduardo Brown privilegio exclusivo por el termino de cuatro años, para usar en el país arados en que el timón y las manceras son de tubos de fierro o de acero, haciendo uso de los aparatos y procedimientos que ha descrito a los peritos."
La Fundición  usaba como materia prima fierro en barras procedente de los Altos Hornos de Corral, o  Estados Unidos o Inglaterra, también se fundía fierro viejo, empleándose para fundir  carbón coke y leña. La Fundición tenía tres hornos para fundir; una maquina a vapor para mover la fabrica, fragua para calentar el fierro ya fundido, para doblarlo, tornos, taladros, cepillos. Hacia mediados del siglo XX las fundiciones se realizaban cada 15 días por lo general los viernes, y se ocupaban 19 obreros para fundir las tres o cuatro toneladas.

Tres generaciones de Brown dieron vida a esta gloriosa Fundición: Enrique, Eduardo, Francisco, Margarita, Cecil y Osvaldo crearon la sociedad Brown hermanos en agosto de 1947,  cuyo último cliente importante fue el Molino “El Globo”. A principios de la década del 80´se procedió al remate de los bienes, quedando solo en el recuerdo de los viejos corazones de esos fierros que se niegan a morir.

No hay comentarios: