20 oct. 2014

EL TERREMOTO DE ANGOL



Los últimos sucesos acaecidos en el norte de nuestro país, hace que indudablemente nos veamos reflejados y revivamos los angustiantes momentos del último gran terremoto que afecto a la zona central el 27 de febrero de 2010.

Y si de revivir se trata, queremos en esta crónica revivir el suceso que ha sido catalogado por la Historia como “El Terremoto de Angol”, acaecido un 19 de abril de 1949. Esa noche nada parecía perturbar la apacible quietud de la Capital provincial, sin embargo a las 23:29 horas comienza a percibirse un movimiento que alcanzo los 7.3 grados en la escala de Richter,  tuvo una intensidad de 9 grados en la escala de Mercalli Modificada, 8 grados en Concepción, Temuco y Los Ángeles y 7 grados en Chillán, Valdivia y Talca. En Lebu también produjo algunos daños a los que se sumó un tsunami.  En Concepción se sintió el sismo sin provocar daños materiales ni personales.

La prensa de la época nos recuerda “un terremoto, más corto, pero de mas violencia superior al de 1939 ha conmovido a la ciudad y el 80% de los edificios ha sufrido averías considerables. Algunas casas se han derrumbado, otras que han sufrido averías sumamente serias y muchas que han quedado en estado de reparación,  el techo de todas las casas cubiertas con tejas ha quedado en mal estado. Entre los edificios de importancia que más han sufrido esta el de la Compañía Molinera “El Globo” cuya bodega, ocupada por una enorme cantidad de trigo, se abrió enteramente, dejando escapar estas semillas, hasta la mitad del patio o corralón del establecimiento hacia calle Agricultura (Osorio).  Escuelas y Colegios públicos han sufrido daños considerables”. El terremoto además afecto a las ciudades de Victoria y Traiguén, en esta última, se cayó un muro de la cárcel dejando sepultado varios internos.

El Presidente Gabriel González Videla emitió un decreto  para atender a los damnificados que alcanzaron la cifra de 2.065, además de 155 heridos y 35 víctimas fatales. En dicho decreto  se nombro una comisión para la Provincia de Malleco, compuesta  por el Intendente, el Alcalde, el Comandante del Regimiento Húsares, el Director de auxilio social del trabajo y el Arquitecto Provincial. Ellos realizaron un censo con las viviendas damnificadas y las personas afectadas. A toda la tragedia se le sumo las lluvias que comenzaron los primeros días de mayo, ya que muchas personas estaban sin techo o a muy mal traer especialmente en la poblaciones de Guacolda,  Huequen y El Cañón. Otro problema que siguió fueron los escombros, se crearon cuadrillas de hombres para poder despejar las calles  centrales de la población.

Lo positivo del Terremoto de Angol, fue el impulso que se dio al Sistema de Poblaciones que dependía de las Cajas de Previsión que existían en la época. Fue así como un año después del sismo se levantaban las Poblaciones Bell y Matte, viviendas que nos acompañan hasta nuestros días. 

No hay comentarios: